16 de octubre de 2008

Porque hay tantos fosiles en la Patagonia

Patagonia es un yacimiento fosilífero extraordinario que conserva gran parte de los últimos 350 millones de años de su historia biológica y geológica. Esta historia está resguardada en una secuencia de capas geológicas, en ocasiones, sumamente completa. ¿Por qué se da esta situación?
La Patagonia actual es un área de grandes contrastes, con zonas boscosas extremadamente húmedas en torno a la cordillera y grandes extensiones áridas, donde el agua es escasa. Esto se debe a que los vientos húmedos provenientes del Pacífico descargan su agua sobre la cordillera y llegan a la planicie muy secos. En consecuencia, la meseta patagónica tiene escasa vegetación, lo que facilita el hallazgo de fósiles.
Pero además, la historia geológica de la región ha favorecido la presencia de fósiles de muy diversa antigüedad. Dos factores contribuyeron a ello:
la existencia, a lo largo del tiempo, de importantes “cuencas sedimentarias”, que son áreas deprimidas donde se depositan gran cantidad de sedimentos que en ocasiones contienen restos de organismos;
las extensas capas de lava volcánica vertidas sucesivamente sobre dichas cuencas funcionaron como una eficaz cobertura de los organismos depositados en ellas.
Debajo de las capas de rocas volcánicas, con el paso del tiempo los sedimentos se consolidaron, transformándose en lo que denominamos rocas sedimentarias. Y es precisamente en este tipo de roca donde, casi exclusivamente, se encuentran los fósiles. Ellos se preservaron en el tiempo porque la Patagonia extra-andina no sufrió importantes procesos tectónicos de deformación que pudieran alterar o destruir este tipo de rocas y por ende a los fósiles que encierran.
Además, el avance y retroceso natural de los mares (sumado a la ausencia de la Cordillera de los Andes hasta tiempos relativamente recientes), permitió el ingreso en diferentes oportunidades de grandes masas de agua desde el Océano Pacífico. Estas depositaron grandes cantidades de sedimentos marinos sobre la actual Patagonia. Luego, al retirarse el mar, los sedimentos se consolidaron en rocas que contienen restos fósiles de organismos marinos. Por eso encontramos evidencias de organismos marinos en lugares tan extraños como es las laderas de la Precordillera Patagónica.
La misma historia, aunque más reciente, se repite a lo largo de toda la costa atlántica de la Patagonia, donde podemos encontrar fósiles de organismos marinos preservados en rocas bastante alejadas de la costa.

Fuente: Blog del Museo Paleontológico Egidio Feruglio

No hay comentarios: