14 de febrero de 2009

Descifraron el mapa genético del Neandertal


A partir de tres pequeñas astillas de huesos fósiles que no pesaban más de medio gramo, científicos norteamericanos y alemanes anunciaron que descifraron una parte importante del genoma del "primo" más cercano, evolutivamente hablando, del ser humano moderno: el hombre de Neandertal. Se trata de un homínido de gran capacidad craneal, que habría desarrollado algún tipo de habilidad para la comunicación y que vivió en Europa y parte de Asia hasta hace alrededor de 30.000 años, antes de extinguirse en forma misteriosa.
Los autores del trabajo son científicos del Instituto Max Planck para la Biología Evolutiva, en Leipzig, Alemania, y de la Corporación 454 de Ciencias de la Vida, en los Estados Unidos. Ellos descifraron alrededor de 3000 millones de "letras" del código genético de estos homínidos; más exactamente, el 63% del genoma de un neandertal de sexo masculino hallado en la cueva de Vindija, Croacia, y varios millones de "letras" más de otros individuos. Planean completar la tarea y publicar sus resultados hacia fines de este año.
"Esta será la primera vez que habremos reconstruido el genoma entero de un organismo extinguido", dijo Svante Pääbo, pionero en el estudio de ADN ancestral que dirigió la investigación.
Tal vez ese conocimiento permitirá contestar una pregunta que inevitablemente nos inquieta: cuáles fueron los cambios evolutivos cruciales que permitieron el surgimiento del Homo sapiens. "Ayudará a demostrar cuáles fueron las diferencias entre ellos y nosotros que nos permitieron desarrollar la tecnología y colonizar el planeta", dijo Pääbo, quien en 1997 demostró que los neandertales eran "primos" y no antepasados de los humanos modernos. Pero además arrojará nueva luz sobre la precisa ubicación de los neandertales en el árbol genealógico de los humanos, un problema que paleontólogos y antropólogos están tratando de resolver desde que, en 1856, tres años antes de que Darwin publicara El origen de las especies, se dio a conocer el hallazgo de restos fósiles de esta especie cerca de Düsseldorf, en Alemania.
Aunque según otros estudios el genoma de los neandertales, que parecen haber coexistido con los humanos durante miles de años, coincide con el del Homo sapiens en más del 99%, para los científicos no habría habido mucha confraternización entre ellos.
"No hay evidencias de intercambio sexual", dijo Pääbo. Las nuevas secuencias genéticas revelan que los neandertales carecían de la capacidad de digerir la leche en la adultez, un rasgo que se difundió entre los europeos y los africanos en los últimos 10.000 años; de una versión del gen que interviene en el desarrollo cerebral -el microcephalin-1-, y de otro vinculado con el envejecimiento cerebral y el Alzheimer, llamado Tau. Para avanzar en esta línea, ya se están planteando estudios comparativos con genes vinculados con el habla y el envejecimiento cerebral en los seres humanos.
Los especialistas no esperan encontrar datos que ayuden a resolver el misterio de la extinción de estos homínidos. "No creo que se hayan extinguido por algo que pueda verse en su genoma -dijo Pääbo-. Debe de haber sido a causa de algo en su medio ambiente o por su interacción con los humanos modernos."
Finalmente, el paleontólogo croata desalentó las expectativas de quienes llegaron a imaginar que, con el mapa genético completo de los neandertales en la mano, sería posible revivir a uno de estos "primos" extinguidos: "Aunque quisiéramos, sería técnicamente imposible -dijo-. No creo que llegue a verlo en el transcurso de mi vida".
Fuente: La Nacion.com/Ciencia

No hay comentarios: