1 de diciembre de 2013

Hallan en Chile los restos fósiles más australes de América

Un grupo de paleontólogos chilenos dio a conocer hoy el hallazgo de registros fósiles de dinosaurios al norte de la provincia de Última Esperanza, en la región chilena de Magallanes, lo que los convierte en los más australes de América.
"Este descubrimiento constituye un hito de la paleontología mundial que además permitirá estudiar la evolución de la flora y fauna entre el extremo sur de América y la Antártica", indicó Marcelo Leppe, paleobotánico del Instituto Antártico Chileno (INACH). Para Leppe lo interesante del descubrimiento radica en que se encontraron dinosaurios "in situ", lo cual "entrega muchísima información del contexto en el vivieron".
Leppe, quien lideró el equipo de expertos que durante tres años estuvo trabajando en la Patagonia chilena, presentó este hallazgo en una conferencia de prensa celebrada en Santiago en la que estuvo acompañado de los expertos David Rubilar, del Museo Nacional de Historia Natural, y Alexander Vargas, de la Universidad de Chile.

Rubilar explicó que se han identificado restos que podrían ser de hadrosaurios e iguanodontes basales, "es decir, al menos, dos formas diferentes de ornitópodos".
Otro hito importante es que se encontraron las primeras hojas de "Nothofagus" de la era de los dinosaurios, que tienen por lo menos 66 millones de años. "Nunca se habían hallado restos de esta especie antes de los 50 millones de años, y mucho menos en al época en al que estuvieron presentes en la Antártica", hace 80 millones de años.
Estos descubrimientos dados a conocer públicamente ahora fueron hechos en febrero de este año por un equipo compuesto por once investigadores, muy cerca de la frontera de Chile con Argentina, fuera del Parque Nacional de Torres del Paine.
Para determinar si se trata de algo nuevo o no, el equipo investigadores debe ahora comparar el material hallado con fósiles de otras colecciones palentológicas del mundo y revisar bibliografía científica.
Iguanodontes

Los hadrosaurios, conocidos también como los dinosaurios de pico de pato, eran hervíboros que tenían más de dos mil dientes en la boca, organizados en grandes placas, que molían y picaban el alimento antes de tragarlo. Estos animales podían descansar sobre sus patas delanteras cuando se estaban alimentando a ras del suelo, pero eran "facultativamente bípedos" para correr o alcanzar el alimento en los sitios más altos.
Los hadrosaurios medían entre 8 y 9 metros de largo y entre 3 y 4 metros de alto, anidaban en grupo y su principal característica era que la punta del hocico estaba transformada en un pico ancho cubierto de un cuerno con queratina.

No hay comentarios: